Skip navigation

He resucitado, luego de meses sin escribir nada. Resucité, como Jesús. Aunque claro, Jesús no existe ni existió. Tan sólo fue la personificación del sol y la religión cristiana es tan sólo una parodia a la adoración del sol, que deriva de creencias más antiguas como las egipcias[1]. ¿Cómo que Jesús no existió, la puta madre? No, no existió, no seas pelotudo. Más allá de abrirte los ojos, tenía ganas de armar un tole tole, y dentro del abanico de temas políticos/trolls disponibles, la religión es rey de todos. A ver si con este mini-puterio el blog rankea un poco mejor en google. Y si falla, nunca viene mal un par de tags como iPad, iPhone4, antennagate y blowjob.

Dicho lo anterior, y como dicen los que saben: Vamos a lo que nos compete. En cuyo caso, al pete me lo hace tu hermana[2].

Necesitaba la constancia de CUIL, la cual ya había sacado hace años atrás. Me dije a mi mismo: Dave, no vayas al ANSES, entrá en internet y sacá la constancia vía web. Pero ustedes me conocen no? Soy un boludo, iluso, que a pesar de todo un poco de esperanzas tiene por su país. Bueno, ya no más. Entré a la página del orto esa que tiene el ANSES, con ese diseño de los 90’s horrible horrible.
Puse mis datos, y click sobre ENVIAR. Me sale una página donde dice que yo apesto, y que debo actualizar mis datos en el ANSES. Supuse que que el servidor se había caído y todos los puñeteros de IT estaban almorzando. Intenté varias veces, a varias horas. NADA.
Hoy, luego de meditarlo muchas veces, mintiéndome a mi mismo mientras decía: Es un trámite sencillo no va a demorar mucho, me dispuse a ir al ANSES. Debo admitir que el primer pantallazo asusta. Dos cuadras de cola, en su mayoría mujeres con niños, se veian cansados, con frío pero…a quién carajo le importa?
Por eso los esquivé a todos y entré por la otra puerta y habia una cola de 10 personas. Esta cola era para informes. Para CUALQUIER trámite, hay que pasar por informes. Obviamente, había un sólo tipo atendiendo, asi que la cola esa de 10, duró aproximadamente 20 minutos. No es necesario que les recuerde que al minuto 5, ya tenía los huevos bien inflados arrastrandose por el piso. Al fin es mi turno, y le digo al buen hombre, que me indique como actualizar mis datos de CUIL. Antes de que terminara la oración, me dió un número y dijo que me sentara y esperara. Todo eso con una cara de: “Otro idiota más que viene por el CUIL, por qué no entran a la página? Dios mio.” Le dije -Muchas gracias caballero- con cara de: fumamela toda, lavatapers.
Para los que son apostadores enfermos, el número que me tocó fue el 778. Que era aproximadamente la cantidad de personas que había en el lugar, según el indice de olor a pelotas que había y el porcentaje de pérdida de olfato que tuve. Me senté y escuché el número en el que iban: 520. A los 5 minutos escuché: 521.

[2hs más tarde]

Me paré para estirar las piernas, tenía el culo chato y estaba con sueño. Caminé un poco y me puse a ver la tele mientras esperaba. Finalmente me llaman. No puedo explicar el placer que sentí al escuchar esa voz ronca de viejo fumador y chupador de Ginebra Llave diciendo: SIETE…SIETE…OCHO…PUESTO DOS…
Me acerqué al mostrador y le comenté mi problema a la chica que atendía. La cual muy amablemente me dijo, mientras sonreía: -No hay problema- Se puso a anotar algo en un papel, bueno, me vi algo sorprendido debo admitir. Pensé que iba a usar la PC. Aún así no dije nada, todavía me duraba el orgasmo de haber escuchado mi número y mis glúteos volvian a su forma original: chatos. La chica me entrega otro número. OTRO PUTO NÚMERO. Como si haber esperado dos horas y media no haya sido suficiente.

Minitah: Con este numerito te llaman por aquella sala, en los puestos del 13 al 15.

Dave: Pero ya tengo un número, es el 788. El que acabás de llamar.

Minitah: Sí, pero tu trámite no puedo hacerlo acá, tenés que ir allá.

Dave: Bien…por qué mierda no me dijeron que tengo que ir allá de entrada? Esperé dos horas para obtener otro número?

Minitah:

Dave: Sé que puede resultar confuso, pero me río, para no bajarte todos los dientes a golpes con el teclado ese Genius.

La miré por última vez antes de ir a la otra sala. Si me hubieran grabado, mi cara hubiera sido algo asi:

Cargando, es pesadita la imagen

Cuando llego a la otra sala, habia como 100 personas. Tímidamente bajo la mirada y me fijo el número que me habían dado: 83.
Ahora, hagamos de este texto largo y aburrido algo mas lúdico! Adivinen el número por el que iban. Anotenlo en los comentarios y al que acierte, le daré la oportunidad de hacer un post conmigo.

Volviendo al tema, me senté de nuevo y esperé otros 40 minutos. Me toca ir al mostrador:

Dave: Sí, vengo a actualizar mis datos del CUIL. Cuando entro vía web me dice que debo actualizarlos.

Viejah: Ajam. [cara de que le importa muy poco y de vieja menopausica que usa facebook]

Dave: Acá tengo el DNI.

Viejah: Bien. [empieza a tipear, de manera poco creíble, como la mina de Little Britain “Computer says no”]

Dave:

Viejah: Listo. Esta es la constancia. OCHENTA Y CUATRO!

Seguro esperás el remate de algún chiste. No hay chiste acá. En lo absoluto. Esperé casi tres horas, para un trámite de menos de 5 minutos ¿había necesidad? Y toda esa gente afuera, que espera poder anotar a sus hijos, que necesita hacer sus trámites, muertas de frío, de cansancio. Por qué no mejoran el sistema? para que hacer un trámite en Argentina, no requiera perder toda la mañana. Porque seamos sinceros. Voy a renovar el carnet de conducir significa que tenés que levantarte a más tardar a las 7, fumarte 200 caras de culo, y 5 horas de espera. ¿Y el que tiene que trabajar? Pedir permiso en el trabajo es fácil…pero que te lo den es otro cantar.
Solidariamente pido, dejemos de cagarnos en los otros. Dejemos de disponer del tiempo y la voluntad de las personas. Por un momento, pensemos en progresar.

Notas:
[1] An Essay on the Origin of Free-Masonry (1803-1805). Thomas Paine
[2] No es cierto.
[cántico popular] Johnny no se murióooo, Johnny no se murióooo, que se muera Ceratti la puta madre que lo parióooooo.

¿Cómico no? Ese era, una especie de punch line usado por un político mediocre hace tiempo atrás. Era uno de esos tipos que desbordaban en amor por su provincia, sobre todo en los afiches pegados en las calles. Y cuando tratamos de hablar de honestidad en los políticos, se me viene a la mente un afiche de otro mediocre don nadie, que quizo postularse. Pero, a diferencia de muchos otros caretas, él fue sincero y dijo: “Hay que tener mano dura.” Basta con ver el afiche:

¿Podés ser más directo pelotudo? Sí, puedo. Sólo quería hacer una introducción y no empezar con las puteadas de una. Pero veo que están sedientos…

No sé ustedes, yo tengo una sensación de inseguridad extrema. Esto viene desde chico, cuando fui a la casa de un amigo en bici y me quedé charlando en la vereda. Vinieron dos tipos y nos metieron adentro. Uno me mostró el arma, yo pensé que era de juguete, todos esos años de ver películas de acción no sirvieron para nada. Se llevaron sólo dinero, y por suerte me volví a casa en bicicleta. Cuando sos pendejo no te das cuenta del riesgo que pasaste, y mucho menos si te hiciste caca encima.

Hace poco, me ajustaron a la salida de un boliche. Allá por la Colón y la Sagrada Familia. Hasta ese día, pensaba que era una zona cheta. Pero unos chicos armados, me demostraron de que no. También me demostraron que pegarle una mujer, se justifica por obtener un par de cosméticos y unos billetes dentro de una cartera. Digo esto porque iba acompañado, no porque sea travesti y me guste usar cartera. Igual todo bien, soy gay friendly.

El fin de semana pasado, entraron a casa un par de tipos. Eran como las cuatro de la mañana. Me despertó la alarma de la casa, bajé en pelotas y dormido. No vi nada. A la segunda vez, vi dos tipos en el patio con linternas, tratando de desconectar la luz. Les prendí la luz del patio y salieron corriendo como si se tratara de un ring raje. Pobres idiotas, tengo conexión trifásica en casa. Como no se quedaban pegados por pelotudos. Lo curioso de todo, es que no eran kakos, eran policías. Porque me asomé por la ventana de la calle y vi dos patrulleros que salían al galope. ¿Hola? No era que necesitan una orden de allanamiento para entrar a mi casa? Toquen el timbre al menos forros!

Me siento inseguro, sí. Me siento en Bagdad. Cuando me quedo trabajando de noche, se escuchan los disparos a lo lejos. Al menos que sean nenes de 13 años jugando con petardos a las tres de la mañana. Y como no sé nada de balística, cuando escucho los disparos, inconscientemente me agacho, por las dudas entre por la ventana una bala perdida y me la ponga de coté en la cabeza.

No soy exagerado, no me rompan las pelotas. No es necesario ser paranoico para ver la realidad. Si salen por Nueva Córdoba un sábado a la hora en que cierran los boliches, se van a dar cuenta. Las chicas no pueden caminar dos cuadras sin que les griten cosas, quieran cogérselas en la calle o las toquen.

Te reto a que vayas por la zona de la Costanera. Hay que tener las pelotas bien puestas para ir allá. Se llena de policías y ninguno hace nada, típica pantalla. Vas a ver como le roban los celulares en la calle a cualquiera y salen corriendo. Pasan al frente tuyo y vos sólo te podés quedar mirando, mientras te empuja el dueño que persigue al kako gritando desesperado. No conseguís un sólo taxi y tenés la alternativa de caminar hasta el centro pasando por toda la zona roja. Ni hablar de tomarte un remis, donde seguro te asaltan.

¿Paranoico yo? Puede ser. ¿Boludo resignado? No, ese sos vos. Que no ve nada de lo que está pasando.
Me equivoqué con vos Aguero. Volvé, yo te doy mi voto.

pd: Creo que el Corazón de mi país, necesita un bypass.

Me he desaparecido por un tiempo, muchos me dijeron que es muy fácil quejarse y no hacer nada para cambiar. Tenían razón, me quejaba mucho, nada me venía bien. Opté por hacer un cambio, para dejar de quejarme y hacer algo por la sociedad.
Hace dos meses, empecé a tramitar una licencia para portar un arma. Es muy difícil conseguirla, claro, estamos en Argentina, donde el DNI te lleva 2 años. Igual le puse onda eh. Me levantaba temprano, me puteaba con empleados públicos, lo común a la hora de hacer un trámite. Finalmente no conseguí mi arma, no pasé el exámen psicológico.

Psiquiatra: ¿Cuál es el motivo por el cual usted necesita un arma?

Dave: Bueno…verá, me interesa el aspecto deportivo.

Psiquiatra: Aja ¿Está consciente usted que va a portar un arma? ¿Sabe realmente la responsabilidad que eso conlleva?

Dave: Soy pésimo para las responsabilidades, no puedo llegar temprano a ningún lado y muy pocas veces pago las facturas a tiempo. Sin embargo entiendo que tener un arma es una responsabilidad gigante, de la cual me haré cargo.

Psiquiatra: Perfecto. Por mi parte doy finalizada la entrevista y doy mi aprobación. Este trámite dura aproximadamente 6 meses…

Dave: Me estás jodiendo culiado. Pedí permiso para portar un calibre 22, no un lanza granadas o una base para misíles Tomahawk

Psiquiatra: ¡¿Cómo dice?!

Dave: Pero anda a la concha bien de tu madre, forro del orto, ñoqui, inútil. Son todos iguales ustedes, burocráticos del orto. Menos mal que tarda seis meses la licencia si no ya te estaba cagando a tiros por pelotudo!

Así perdí la licencia y me comí dos noches en cana. Llegué a entender que uno no puede cambiar el mundo, no puede ir contra la corriente y tener licencia para un arma no es la solución. Bueno, al menos no un arma legal.
Estos meses estuve comprimiendo la rabia, amasándola, dejándola fermentar.
Si algo está claro, es que cuando mandás a lavar a los platos a tu propia madre, es porque ya has colmado tu última gota de paciencia y el vaso ya se hizo concha contra el piso.
Me quejo, me seguiré quejando, de mi país, de sus gobernantes, de la gente pelotuda que tengo como sociedad, de mi mismo.
No soy un rebelde, no soy un descarriado y mucho menos un antisocial. Soy el fruto de todos ustedes, soy el que dice y hace lo que nadie se atreve.
Para finalizar, quiero mandarle saludos a los putos de mierda, hijos de un container de putas, del Banco Santander Río. Me la van a fumar y le van a salir callos en los labios. No pienso pagar las cuotas que me quedan del crédito, estafadores del orto. Mandá cartas documento tranquilo, que yo me armo flor de asado con ellas. No te hagas mala sangre, embargame el sueldo, si es que lográs que me pongan en blanco.
Para vos tambien hay Arnet. Manga de caras duras, con el puto contestador ese que tienen, como servicio al cliente. Dos horas metiendo el número de teléfono, para que un imbécil de turno me lo pregunte de vuelta. Ya van a cagar ustedes, de alguna manera…aunque sea cagándoles a tiros medio call center.

Gracias, necesitaba hacer catarsis.

“Bienvenidos” a los que me tildan de intolerante, de viejo choto, de malhumorado, de amargo. “Hagan fila” a los que desearían asesinarme a plumerazos, a los que no me soportan. No es mi culpa en lo absoluto, soy fruto y víctima de la sociedad actual.
Soy causa y efecto, soy el Blade de las imbéciles que se frenan en pleno 9 de julio a mirar una cartera, soy el PowerRanger de los niños y sus mochilas con rueditas, soy el Terminator de las viejas que sacan al perro y lo dejan cagar en las veredas, soy la granada de mano, en la boca de los prejuiciosos. Pero sobre todas las cosas, soy un héroe anónimo.

[En el bondi, camino a casa. 20.30hs. Dolor de cabeza. Temperatura 15C]

Dave: Disculpá ¿Te puedo preguntar algo?

Chica: ¿Qué?

Dave: ¿Que celular es ese que tenés?

Chica: Un Nokia ¿Por?

Dave: ¿Modelo?

Chica: 5200 ¿Por?

Dave: Reproduce MP3 ¿Verdad?

Chica: Seh ¿Por?

Dave: ¿Y trae auriculares?

Chica: Seh

Dave: ¿Y por qué mierda no te los ponés?

Chica:

Dave: Hace treinta minutos que me estoy fumando a Leo Matioli. Al principio pensé que era un ringtone, pero al minuto cinco del tema, me di cuenta de que no.

Chica: Ajá

Dave: Todo bien con la música, sólo que me parece que podrías escucharla con el volúmen más bajo. Sinceramente, se me parte la cabeza, vengo con todo el orto afuera y no creo que las 50 personas que venimos en parva ajustados viajando, quieran escuchar TÚ música. Asi que, haceme y haceles el favor y bajá el volúmen de la música o en su defecto, perdete el celular por el centro del orto.

[Se bajó y me senté, victorioso, en su lugar]

Dave: Te extrañaba loco…

Johny: Hace bocha que no nos juntamos

Dave: …besame

Johny: ¡Soltame que hay gente boludo!

Dave: Has cambiado, antes no eras así. ¿Que te ha hecho esa mujer? ¿Acaso compraron de esos juguetes y has perdido el invicto? ¿eh, eh?

Johny: No hables boludeces y pedí la cerveza.

Dave: Bueno, contame en que andás ¿cómo va el laburo?

Johny: Mirá, nos están rajando a todos de manera sistemática y sin una gota de compasión o sutileza.

Dave: Que mocazo loco, pero quedate tranquilo, vos sos groso ahí.

Johny:

Dave:

Johny: JAJAJAJA

Dave: JAJAJAJA

Johny: Estoy cagado hasta el pecho

Dave: Es lógico, si te rascás las pelotas todo el día en el laburo, si tu browser hablara, solo diría: Facebook y Poringa

Johny: Son tiempos muertos inevitables, según expertos.

Dave: Hacete el boludo y mirá para otro lado, que ahí vienen esos críos que piden monedas

Johny: ¿Dónde?

Crío: NAAAAAAAAAYUDAAAAA

Dave: Hola ¿qué mierda vendés?

Crío: Lapiceras de colores.

Dave: Te las compro a todas si me decís dónde está tu papá.

Crío: ¿Para?

Dave: Asi agarro todas lapiceras hermosas de colores que te compré, las envuelvo para regalo y se las meto por el orto al putazo de tu viejo. Por cagón, inútil, vago e hijo de puta. También se aplica para tu madre.

Crío:

Dave: ¡HEY! ¿A donde vas? Aún no terminé con vos, justo venía la parte de la nalgueada.

Johny: ¿Qué carajos te pasa? ¿Cómo le vas a pegar a una criaturita? Él no tiene la culpa.

Dave: Me indignan boludo. Y vos quedate piola Unicef, aún estoy a tiempo de comprar las lapiceras y metértelas por el recto.

Johny: Hablando de recto, me enteré que te rompieron el culo hace poco cuando salías de bailar.

Dave: Seeh, no me hagas acordar. Me robaron todo, incluyendo los puchos y las llaves de casa.

Johny: Definitivamente a Living4 hay que ir en auto.

Dave: Si, eso o armado.

Johny: ¿No sabías que hay una villa ahi atrás? Es re jodida la zona.

Dave: Por lo visto no estaba enterado, si no me llamaba un taxi y no cometía la boludez de ir a buscar uno a la Colón.

Johny: Que mal loco, pero bueno ya pasó.

Dave: Sí ¿qué querés que te diga? ¿Que me alegre de que no me hicieron nada? Ellos deberían estar contentos de que comprar un arma en este país es más difícil que sacar el DNI.

Johny: Y sí, da bronca. Pero ponete a pensar que a lo mejor es gente necesitada, que no consigue laburo y hace esas cosas por desesperación.

Dave: Apa, sos un boludo importante. ¡Pendejo, volvé! ¡Dame 10 lapiceras!

Dave: Hola, buenas tardes.

Señora: Hola ¿qué necesitás?

Dave: ¿Cómo dijo?

Señora: Dije si necesitás algo.

Dave: Wow, errr sí. Vengo a denunciar el extravío de mi DNI ¿Vuelvo mañana?

Señora: No, tomá asiento.

Dave: Pero…bueno. Traje el timbrado ¿No es este no? ¿Tengo que ir de vuelta al banco verdad?

Señora: No, este timbrado es el correcto.

Dave: Wow

Señora: Llená este formulario con tus datos.

Dave: Listo.

Señora: Firmame…acá y…acá

Dave: Bien ¿debo aclarar mi firma?

Señora: No, así está perfecto. Bueno, ya estaría listo ¿algo más?

Dave: ¿Ya está listo? ¿Eso fue todo? ¿No me va a hacer esperar mientras usted se come un sandwich de miga? ¿No voy a tener que sacar ningún número y volver el mes próximo? ¿No voy a tener que levantar mi voz, ni hacerle saber lo inútil que es haciendo su tarea? ¿Acaso no voy a tener que soportar su asquerosa burocracia? ¿No hay ninguna trampa detrás de todo esto? ¿No es un reality show? Es de no creer, es más no sé si le creo.

Dave: Es la quinta vez que te llamo y me atiende el puto contestador. No me fornico al dueño de Personal, asique no me salen gratis las llamadas ¡Atendeme culiado!

Sujeto X: Daaa loco, son las 5 de la tarde ¿Qué mierda querés? Estoy apolillando.

Dave: Dale, despertate asi vamos a tomar una cerveza por ahi. Tengo el culo húmedo y chato de mirar tele.

Sujeto X: Comprate un hámster y dejame de inflar las pelotas ¿querés?

Dave: Ufaa che. Anoche me comí los mocos viendo la Era del Hielo por canal 8. Tengo ganas de hacer algo, estoy aburrido.

Sujeto X: Qué pesado te ponés con el calor loco. Mirá, anoche salí, me re chupé, seguramente me chapé cualquier bagarto y ahora tengo resaca. Me gustaría seguir con el asunto este de dormir, viste.

Dave: ¿Adónde saliste? No me llamaste bosterazo.

Sujeto X: Me junté con los pibes del barrio a escabiar en la esquina, con el cara de “Puñetazo en el barro”. Charlamos un rato, cortamos un par de botellas y le hicimos al ferné. Después saqué el auto y picamos para Nueva Córdoba. Caimos en uno de esos bolichitos para pendejos flogger, perdimos aceite con pendejas de 17 que nos cortaron el rostrazo. Como no chapamos ni bosta, decidimos cagarnos a puñetes, total eran pendejitos todos ahí.

Dave: Ajá.

Sujeto X: Salimos todos cagados a palos, porque se metieron los patovas en el quilombo. Buscamos el auto y nos fuimos a la costanera. Caimos en Rancho, adentro nos clavamos unos tubos y ya salía hablando en arameo del pedazón que tenía. A todo esto, me chamuyé a una minita que hablaba medio kako viste, pero zafaba de lomo.

Dave: De esas que tienen un pompón en el pelo.

Sujeto X: Seh, algo así era la cosa esa. Empezamos a chamuyar mas cerquita viste. Que bla bla, pim pam pum y me la embrollo. Pero antes, me clavé un Beldent para calmar los pumas viste.

Dave: Y si, te faltan un par de sillas en el comedor a vos.

Sujeto X: Asique ahí estaba yo chapando con la minita y me dijo de ir a bailar. A mi mucho el reggaeton no me cabe viste, pero fui igual. Entre meta que meta darle a las caderas se me chanflió la pata y perdí la ojota al carajo. Igual me hice el pelotudo no? Y seguí bailando como si nada.

Dave: ¿La ojota derecha o la izquierda?

Sujeto X: La derecha, no hagas preguntas pelotudas ¿Querés? La cosa es que yo andaba en patas por el boliche y ya empezaron a prender las luces para que nos rajáramos al ocote. Asique mientras ibamos saliendo, me iban pisando la pata, que ya estaba negra de mugre. El loco salió del boliche con el kako en un brazo y en patas.

Dave: ¿Te habías puesto de novio con la kako?

Sujeto X: Nah, era un chape. Ahí al toque la mandé a tomarse el palazo. Era un queme que me vean con la cochina esa.

Dave: Ajá.

Sujeto X: Asique fuimos a buscar el auto, mientras yo caminaba como rengo, tipo “alcanzame el balde” viste. No tengo idea que pasó con la ojota, seguro me la choriaron.

Dave: Nadie te robaría la ojota a vos, con el olor a pata que cargás.

Sujeto X: Seh, quesito tenemos todos.

Dave: Bueno, ya te despertaste ¿Vamos a tomar una birrita?

Sujeto X: No puedo.

Dave: Vélo ¿por?

Sujeto X: Hace mucho calor.

Dave: ¿Y?

Sujeto X: Me falta una ojota.

Dave: ¿Pedimos la cuenta?

Johny: Dale, pero hoy te invito yo.

Dave: Genial porque ando sin un mango. Todavía no cobré y seguro que vuelvo a casa y tengo a dos sicarios esperándome.

Johny: No te hagas drama, me pagaron un freelo que hice.

Dave: ¿Buena guita?

Johny: Unos $450

Dave: Uf, ayuda eso.

Johny: Totalmente, pero además en este tiempo he estado perfeccionando técnicas de ahorro, para convertirme en una verdadera rata de alcantarilla.

Dave: Ajá ¿Técnicas como cuáles?

Johny: Te cuento, tomá nota pichón. Primero, economizar en comida. Ahora me llevo el morfi desde casa y me ahorro el gasto del almuerzo. Para la hora de la merienda, llevo un alfiler de máquina de coser industrial. Con ésta me provoco dolor clavándomela en un pezón. Entonces, tengo la mente ocupada en la sangre y en no mancharme la ropa, haciéndome olvidar por completo de que tenía hambre.

Dave: Repulsivo.

Johny: También trato de economizar en el transporte. Hay días que me levanto con ánimo y me voy caminando al laburo.

Dave: Pero si vivís en la relomada del ojete.

Johny: Ya lo sé, igual me la banco. Como mucho llegaré un poco enchivado y con todo el queso en la punta.

Dave: Nada como un buen test de Cooper antes de ir a laburar.

Johny: Reíte, pero este mes llevo ahorrado $200 con mis nuevas técnicas.

Dave: ¿Esas técnicas incluyen hacerse más pelotudo? Porque está dando resultado amigo.

Johny: Escuchate ésta: con mi novia hemos descubierto la forma de economizar en las salidas. Le damos $5 a mi cuñado para que se vaya al cyber, mientras tanto nosotros hacemos pelear los pupos y nos ahorramos la guita del telo.

Dave: Ingenioso, lo admito.

Johny: También se ahorra haciendo salidas gasoleras. Salís con los pibes y hacés la clásica de “Oh, me olvidé la billetera”. Así generás una lástima colectiva en el grupo, que los corroe por dentro y los obliga a mantenerte como putita toda la noche. También funciona chamuyarse minitas y jetearle todo el escabio a cambio de hacerles escuchar las pelotudeces clásicas que a ellas tanto les gusta.

Dave: Estoy anotando.

Johny: Así es amigo. Somos diseñadores, programadores y sin embargo cobramos como empleados de comercio. Es lo mismo hacer un sitio en .NET o hacer un layout de una web, que vender medias futboleras en un local de la San Martín. Pensalo, vender panchos electrónicos se puede comparar con hacer newsletters o spam.

Dave: Es cierto, qué dura es la realidad, cuando te toca tan de cerca y casi que te puertea.

Johny: A pesar de todo amigo, yo voy más allá. Apuesto a un status social más alto, ese que no me da el cuero para bancar. Voy a sacar la Tarjeta Naranja y me voy a abrir una caja de ahorros en el Santander.

Dave: JÁAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, que culiá….

Johny: Posta, voy a endeudarme hasta el anillo de cuero. Total, soy monotributista y no tengo nada a mi nombre ¿Qué me pueden sacar?

Dave: ¿Quienes, los sicarios o el banco?

Johny: El banco. No puede sacarme nada. No tengo nada legalmente registrado.

Dave: De última te embargan el sueldo, pero con porcentajes tan pequeños que da risa.

Johny: Así es, voy a formar parte de toda esa gente, de esos estafadores, embaucadores, los que se endeudan en los burros, voy a ser del Club del Seven

Dave: Bienvenido, y acordate que cuando te llaman de la empresa de celular por una supuesta deuda de unos $300, no es joda.

Johny: ¡Al carajo con todo! Vos viste a esos tipos en BMW por la calle ¿Vos creés que se lo compraron metiendo guita en una caja de ahorro? No, estafando bancos se lo compraron. No me jodas, no me pueden sacar nada. O sí… ¡que me saquen el calzón y me la chupen!

Dave: ¡Bien dicho!

Johny: Claro boludo, sacamos unos préstamos en algunos bancos y la invertimos directamente en droga. Compramos unos cuantos fasos y merluza. Duplicamos lo invertido y lo demás va directo al bolsillo. De esa manera hacerse millonario es juego de niños.

Dave: Los Ocean’s Eleven son un queso al lado tuyo ¿eh?

Johny: We are out of cash, man. Un hombre desesperado, hace cosas desesperadas.

Dave: A eso lo entiendo perfectamente. Lo que no entiendo es por qué luego de comer una pizza, te seguís clavando esa alfiler en el pezón.

Johny: Oh…errr…son las consecuencias del sacrificio hermano.

Dave: Salí de acá, puto cochino.

[14:45 hs]

Dave: ¡No sabés! Llegando a la parada del colectivo, pero metros antes ¿eh?, se me pasa el bondi. Iba a las chapas el guanaco. Atiné a hacerle señas viste, pero temía por la integridad de mi brazo. Y no es cosa de que vaya a crecerme de vuelta, aparte es con el que manejo el mouse. Y vos bien sabés Martín que yo vivo de mi trabajo.

Martín: Ajá ¿Qué pasó después?

Dave: ¡No sabés! Lo esperé, fácil, como 45 minutos. La verdad que el servicio de transporte de Córdoba es pésimo. Todo culpa de Kamerath, obvio ¿Vos a quién votaste la vuelta pasada Martincito?

Martín: Momento…45 minutos esperando ¿Y después?

Dave: Mirá, seguiría charlando, pero tengo bocha de laburo para hacer.

Martín: No te preocupes. Me gustaría, en verdad, escuchar tu mejor excusa para caer a las tres de la tarde. Siendo tu horario de entrada, las 9 de la mañana.

Dave: Oh, eso. Bueno, nada, se demoró el bondi. Pasa que vos te movés en auto y no estás acostumbrado al transporte de pasajeros. El vaho de la mañana, los codazos, las tocadas de culo, las caras de orto, el “sangoloteo” del bondi, etc.

Martín: Así que viajaste en el bondi, aproximadamente 5 horas ¿Pasaste por Rosario antes?

Dave: Bueno, está bien. Anoche me quedé estudiando a full y me acosté re tarde. No sé si llego para rendir el final. Estoy preocupado.

Martín: Trato, te juro, pero mi cerebro no asimila esa historia tampoco.

Dave: ¿Y si te digo que en verdad me quedé adelantando laburo de la oficina?

Martín: Tampoco.

Dave: ¿Un freelo personal?

Martín: Tampoco.

Dave: Hmmm…¿se me enfermó la bebé?

Martín: No tenés hijos vos.

Dave: Buen punto. Bueno, me fui de copas anoche. Llegué a casa todo meloso y copeteado. Le pisé la cola al gato sin querer mientras trataba de entrar. Perdí media hora tratando de embocar la llave, no sé por qué hacen el huequito tan chico. Luego le dediqué unos minutos a unos bombones que me regalaron, me fumé un pucho y me desmayé. Me desperté hace una hora, totalmente desorientado, húmedo y con gusto raro en la boca.

Martín: ¿A qué hora te acostaste?

Dave: Nah, tempranito, tipo…tipo 8 COF COF.

Martín: Boludo importante me saliste ¿eh? Andá a laburar, antes que te quite la vida con este Blackberry.

Dave: Gracias Martín por tu benevolencia, no me la merezco.

Martín: De nada pendejo. Para la próxima avisame así no quedo como pelotudo frente a la contadora. Que por cierto me secó los huevos toda la mañana preguntando tu paradero.

Dave: Lo prometo, la próxima aviso. Che Martín, hoy tengo que hacer unas cositas a la tarde ¿Me puedo ir antes?

Martín: Corré que no respondo de mí.

Dave: ¿Qué es eso de ahí?

Johny: Camarones.

Dave: ¿Y eso de allá?

Johny: Rabas.

Dave: ¿Y qué carajos es esa cosa viscosa?

Johny: ¿Eso? Son mariscos.

Dave: Ajá ¿Y por qué esa cosa anaranjada se mueve?

Johny: Ah, eso es langosta.

Dave: ¿Y se comen vivas?

Johny: Depende del hambre.

Dave: Ya vengo.

Johny: ¿Adonde te vas?

Dave: Me voy a comer un churro a la playa.